5 razones por las que fracasa un sistema ERP

sistema ERP

5 razones por las que fracasa un sistema ERP

El peor escenario para un sistema ERP (Planeación de Recursos Empresariales) es que fracase su implementación, pues esto implicaría graves trastornos en los procesos de una empresa.

A pesar de estar conscientes de los beneficios de instalar un sistema ERP, muchos empresarios se detienen por las historias de terror que han escuchado sobre implementaciones fallidas que implicaron la suspensión de la producción o la distribución, un aumento de los gastos operativos más allá del presupuesto o no producir el retorno de inversión planeado.

Está comprobado que estos sistemas ahorran mucho dinero, pero es importante que la implementación se lleve a cabo adecuadamente para aprovechar sus ventajas.

Hay razones muy claras por las que pueden fallar, así que vale la pena que entiendas los peligros potenciales, para que adoptes las medidas pertinentes y que eso no ocurra en tu negocio.

Estas son los cinco motivos principales por las que la implementación de un sistema ERP falla:

1. Iniciar sin haber optimizado los procesos de negocio

Esto es vital para el éxito de cualquier implementación. Primero, tienes que asegurarte de que conoces a fondo los procesos de tu negocio y estás consciente de las posibilidades de configuración de un sistema ERP que son más convenientes.

No solo supongas qué es lo que necesita tu negocio. No tiene caso instalar algo si no es exactamente lo que requieres para optimizar procesos y mejorar la productividad.

2. Quererlo todo de un golpe

Todavía hay empresas que intentan el despliegue del sistema ERP como una implantación “explosiva”, en lugar de empezar por los procesos en los que habrá mayor impacto.

Una implementación gradual permite mayor mejora en el menor tiempo, y los ahorros que logres puedes aplicarlos a la puesta en práctica en otras áreas, por etapas.

3. Falta de colaboración del sistema ERP

Contar con un buen equipo es esencial. Todas las partes involucradas deben tener un objetivo común, visión y compromiso con el proyecto.

La capacitación de tu personal es importante, pero más aún que comprendan en qué beneficiará este sistema a sus actividades.

4. Mala gestión del cambio

La resistencia al cambio es un inconveniente común en los proyectos de implementación de un sistema ERP, no la subestimes.

Debes estar consciente de que, aunque tu equipo comprenda la necesidad de un cambio, puede temer que el cambio en los procesos de negocio afecte su estabilidad laboral.

5. Tratar el proyecto como un hecho aislado

Una vez que la aplicación esté instalada, necesitas estar preparado para una situación de mejora continua, para que se adapte a los cambios en tu negocio.

Si quieres una implementación exitosa de un sistema ERP, no puedes permitirte una actitud pasiva: el mantenimiento y el soporte continuo es mucho menos costoso que esperar cinco años para arrancar un nuevo proyecto de modernización, consulte con nuestros expertos haciendo clic aquí.

Foto: microsoftinsider.es


Share This