¿Ya tiene un sistema CRM y un ERP confiables? Ahora, intégrelos mejor

sistema ERP y CRM

¿Ya tiene un sistema CRM y un ERP confiables? Ahora, intégrelos mejor

El concepto de sistema ERP y CRM ya ha sido asumido y comprendido por las PyMes, que han visto como estas herramientas han pasado a ser imprescindibles para una eficaz gestión global de la empresa.

Las causas de su implementación cada vez mayor en las pequeñas y medianas empresas las tenemos que encontrar en la amplia oferta existente y el desarrollo de soluciones estandarizadas, pero con una gran capacidad de parametrización, que ha conllevado una importante reducción de sus costos de adquisición.

¿Por qué necesito un sistema CRM o un ERP? o ¿Qué necesito para implementar un sistema ERP? Son preguntas que ya se han respondido con éxito.

Pocas empresas hay que en estos momentos no dispongan como mínimo de un software para gestionar los diferentes unidades de negocio y de programas que ayuden a incrementar la operatividad de los equipos comerciales y a fidelizar a sus clientes.

Pero hoy en día las empresas exigen algo más que “un mínimo”.

Sistema ERP y CRM, principales ventajas y beneficios

Para ser más competitivos, los ejecutivos precisan lo siguiente:

  • Poseer una visión de 360º sobre todos los procesos, departamentos y áreas de negocio de su empresa
  • Democratizar la información
  • Automatizar procesos e incrementar la productividad

Es por ello que cada vez hay una mayor demanda de integración entre los Sistemas de Información ERP’s y los de gestión de clientes CRM como un medio de optimizar la gestión global de la empresa.

Hasta hace poco ambas herramientas de gestión se adquirían por separado y, como mucho, se enlazaban a posteriori.

Esto suponía trabajar con diferentes aplicaciones abiertas, distintas usabilidades e interfaces. Y además, la integración no era del todo perfecta.


La gestión con los clientes, la confección de presupuestos, la facturación y su repercusión contable y en el stock del almacén es uno de los procesos vitales para la racionalización de procesos transversales, en un momento en el que el concepto de departamento va perdiendo fuerza en favor de la idea de interrelación.

Una misma aplicación, idéntica interfaz y una única forma de operar son elementos que aporta la integración de ERP y CRM.

De forma indirecta también proponen una metodología de gestión contrastada, que mejora la práctica empresarial proponiendo procesos mucho más eficientes, compartiendo información en tiempo real e integrando todos los departamentos de la empresa, ofreciendo de esta manera un plus de competitividad y un valor diferencial a las empresas usuarias.

Ya no es de recibo concebir aplicaciones diferentes para cada proceso o tarea, por la perdida de información o la duplicación de datos, por la merma de productividad y eficacia, así como por la dificultad que aporta para conseguir una visión global de la empresa y facilitar la toma de decisiones.

Todo ello en un contexto en que la reducción de costes, la máxima productividad y la agilidad de respuesta a los cambios que se producen son elementos de la máxima importancia para competir con éxito.

Integración llega a la nube

Uno de los mayores beneficios de los servicios basados en la nube es la habilidad de brindar acceso a las aplicaciones a los empleados en cualquier momento y lugar, así como tomar ventaja de nueva funcionalidad que los proveedores basados en la nube pueden entregar con mayor rapidez de que es posible con sistemas CRM y ERP dentro de las instalaciones.

La palabra clave aquí es velocidad

El valor de integrar un CRM efectivo y un ERP confiable, como los de Microsoft Dynamics, está en cómo aumenta el ritmo al cual puede hacer negocios.

Al derribar barreras entre aplicaciones, le permite a las personas hacer un mejor trabajo para los clientes al poner la información correcta frente a ellos al momento adecuado.

Por ejemplo, ¿Le parecería valioso a una compañía permitir a su equipo de ventas ver la historia de facturación de sus clientes allí en su sistema CRM para empresas grandes o un CRM para empresas medianas?

Los representantes de ventas pueden ver lo que los clientes compraron, cuánto pagaron y sus patrones de compra, lo que abre la puerta a oportunidades de venta cruzada.”

De forma similar, los sistemas CRM usualmente pueden tener parte en registrar la información de crédito del cliente, como el estado de crédito, las condiciones de pago y límite de crédito.

Con igual frecuencia es la contabilidad o ERP el sistema para registrar esta información, pero el equipo de contabilidad no tiene tiempo de volver a digitar la información de crédito al sistema CRM.

¿Cuánto pagar por la integración?

Si bien los precios para las aplicaciones basadas en la nube a veces son claros y fáciles de descifrar, la integración de precios es más difícil.

Sin embargo se pueden analizar los costos en tres áreas a estudiar, cada una de las cuales viene con un conjunto de preguntas que los negocios deberían hacerse:

Implementación

  • ¿Puede una empresa integrar el indicador que marca la ubicación de los datos en la memoria para cada aplicación?
  • ¿Están los datos del sistema CRM y ERP etiquetados de forma que se puedan racionalizar automáticamente?

La integración de datos ERP es difícil, y cuando se intentan mudar datos heredados a sistemas más nuevos, a menudo consume mucho tiempo y están incompletos.

Operaciones

  • Para obtener beneficio de la integración ¿qué más necesita un negocio?
  • ¿Necesita un sistema completo de inteligencia de negocios?
  • ¿Necesitará infraestructura adicional o servicios en la nube para gestionar y almacenar los datos?

Este tipo de costos deben dimensionarse al inicio del proyecto.

Personas

  • ¿Debe hacer la empresa que los usuarios finales usen la integración?
  • ¿Debería contratar analistas?
  • ¿Quién tiene el control del sistema, las ventas? ¿finanzas? ¿alguien más?

Además, un argumento de negocios debería ser lo suficientemente importante para la empresa para que los usuarios finales se mantengan involucrados a lo largo del proyecto.



Share This